jueves, 30 de junio de 2011

OLLANTA HUMALA Y LA ESPERANZA EN UN PERÚ MEJOR


 Por secundino Silva Urquía.

Los resultados oficiales de La jornada democrática del domingo 05 de junio, ungieron como Presidente electo del Perú, hasta julio del 2016,  a Ollanta Humala Tasso. Como es lógico, para más de la mitad de ciudadanos su elección fue motivo de celebración, algarabía y esperanza en un país mejor; y para la otra parte, esperamos que las reacciones se canalicen por el camino de la resignación, la convivencia pacífica, y hacia la misma esperanza.

La gira del Presidente electo, por varios países de América, es auspiciosa y muy oportuna. Rendirá frutos positivos, porque la integración latinoamericana es uno de los pilares para las buenas relaciones entre países hermanos, y para el desarrollo de los mismos. Estamos seguros que la buena disposición mostrada por nuestro Presidente electo, para atender de inmediato al frente externo, tiene razones de peso. Los ataques a su programa de gobierno durante la campaña han sido de tal magnitud, que han generado desconfianzas y temores, a los que hay que disipar de inmediato en beneficio de las inversiones, estabilidad y crecimiento  macroeconómicos. Para hacer lo conveniente en el frente interno aún hay tiempo, mientras la actual gestión culmine su ciclo.

La actitud política de diálogo y concertación, que Ollanta Humala y su movimiento político adoptaron desde su paso a la segunda vuelta, esperamos que sea una constante en el futuro gobierno nacionalista. Es seguro que el Presidente electo, en su momento, se reúna también con lo más representativo de ese casi del 32% de electores que le dieron el respaldo desde la primera vuelta. Pero, sobre todo, esperamos que encuentre fórmulas y tome decisiones para cumplir sus promesas; así atenderá las demandas de esos sectores entre los que están los históricamente más postergados del Perú, y que son los que pusieron las bases y marcaron la ruta para su histórico triunfo. Cumpliendo lo prometido, usando el diálogo como herramienta fundamental en la solución de los conflictos sociales, afirmando la gobernabilidad y verdadera democracia, se mantendrá en la conciencia nacional el optimismo y la esperanza en un Perú mejor.

Pronunciamiento.


Los medios de difusión de Sucre, los profesionales, intelectuales y ciudadanos sucrenses, ante la renovación de las autoridades edilicias elegidas en las últimas elecciones municipales; se dirigen al pueblo sucrense en general y a las nuevas autoridades del concejo distrital de Sucre, en particular; en nombre de la tierra de nuestros sueños e infinito amor, para manifestar lo siguiente:

Dos marcas parece tener nuestro pueblo: una la del deber cumplido y otra la del deber ignorado o abandonado. En ésta última, ubicamos a muchos de los que lo han gobernado, y a otros que quieren un pueblo envilecido, conformista, atrasado y desintegrado. A éstos últimos que son interesados, convenidos, negativos y atroces; felizmente el pueblo va aprendiendo a identificarlos. Para ellos, la integridad del distrito; su identidad, progreso y bienestar del pueblo, siempre estuvieron en último plano, o simplemente no contaron.

Históricamente, el concejo edilicio, era elegido entre los mejores vecinos. Actualmente, tal modalidad, ha sido reemplazada por elecciones políticas, manto, a veces, engañoso que permite que al concejo lleguen gente advenediza y oportunista, que no gobierna al pueblo en forma eficiente, ni conoce su problemática y sólo busca el interés personal y/o grupal. La corrupción, el nepotismo, el tráfico de influencias, el pago de favores políticos, etc. son hechos delictuosos en los que muchas autoridades ediles caen y quedan sin sanción ejemplar. Callar es un oprobio, por eso diremos siempre que algunas administraciones edilicias dejaron profundas heridas en nuestro pueblo. A ese pueblo, que hoy sufre las consecuencias de ésos malos gobiernos, pedimos no olvidar su pasado y lo convocamos a construir su historia con el arma de la verdad. La política es verdad y conocimiento del pueblo, aplicados en su beneficio.

El Alcalde y regidores, electos en las elecciones municipales del 03 de octubre del 2010, obtuvieron apenas el 16.06 % de los votos emitidos. Es claro que no gozan del respaldo mayoritario de la ciudadanía sucrense. Por ello, llamamos a todas las fuerzas vivas de Sucre, organizaciones representativas y ciudadanía en general a pronunciarse, mantenerse alerta y participar en la tarea común de ser vigías permanentes de los intereses y patrimonio de nuestro distrito.

Por tanto, por el progreso y bienestar de nuestra tierra, pedimos a los sucrenses adherirse, con libre voluntad y entusiasmo sensato y puro, al plan de ocho acciones totalmente viables; y al pedido de que alcalde y regidores electos, lo ejecuten en el plazo inmediato. Las propuestas tienen inmersas las razones de su proposición:

Primero.- Practicar una efectiva auditoría a la gestión saliente. En su momento, convocar al pueblo en general, a una reunión amplia, para darle a conocer las condiciones en las que se recibe el patrimonio y la economía del distrito. Esta acción ha de ser decisiva, para la recuperación de la confianza del pueblo en sus autoridades y en su institución de gobierno local.

Segundo.- Hacer las coordinaciones necesarias y apoyar decididamente al fortalecimiento de las organizaciones del distrito: Frente de Defensa de los intereses del distrito Sucre, rondas campesinas, clubes culturales y deportivos, Clubes de madres, APAFAs, etc. Tomar en cuenta sus planteamientos y demandas.
Tercero.- Convocar a una Convención o reunión amplia, en la que participen, autoridades de los centros poblados y caseríos del distrito; representantes de todas sus organizaciones vivas, de las asociaciones de sucrenses residentes en otras ciudades; profesionales de las diferentes especialidades; políticos e intelectuales; etc.; a fin de debatir, acordar y establecer las bases del modelo de distrito que debemos construir a futuro. Esta acción y las anteriores son decisivas para promover la participación popular.

Cuarto.- Establecer canales de comunicación, aprovechando los medios existentes y la tecnología, para mantener informada de los planes y acciones de gobierno; a los ciudadanos de la ciudad capital del distrito, de los Centros Poblados y caseríos, e hijos de Sucre residentes en otras ciudades. Con acciones como ésta se deberá dar muestras de transparencia en la gestión.

Quinto.- Sancionar y denunciar, cómo y dónde corresponda, a los autores de acciones atentatorias contra los intereses comunes de la población. Se encuadra en esta propuesta la recuperación de la vía invadida en Sumbat- Muñuño; la misma que nos lleva a Cajén, Bellavista de Cajén, La Florida, fundo El Sauco, etc.; promovida por un sujeto natural de Celendín (Porfirio Bazán Ludeña); de quién se sabe que actúa motivado por declarados intereses políticos y económicos en nuestro distrito. Así se recuperará el principio de autoridad emanado del pueblo, que debe prevalecer en todo gobierno.

Sexto.- Implementar coordinaciones y acciones, orientadas a sentar las bases de una efectiva política de fronteras, que permita la recuperación de nuestro territorio pretendido por el distrito La Encañada, desde el cerro Cumullca hasta el río Sendamal. Así evitaremos el cercenamiento del territorio de nuestro distrito y el surgimiento de problemas similares en otros puntos de su colindancia.
Sétimo.- Crear e instalar la Oficina de Control Interno (OFI), reconocida por la Contraloría Regional de Cajamarca, con plena autonomía y goce de presupuesto transferido por el consejo. Esta medida coadyuvará al buen manejo de los recursos del distrito.

Octavo.- Toda mina es contaminante. A las autoridades ediles les compete informar y organizar a la población sucrense, con la finalidad de tenerla preparada para evitar, las acciones depredadoras y las consecuencias funestas que traen las actividades extractivas de la pequeña y gran minería; actuar decididamente y parar las actividades de la empresa que no haya cumplido con los requisitos de ley para instalarse en nuestro suelo. Nuestro distrito es agrícola y ganadero por tradición, y estas actividades no son compatibles con la minería.

Los sucrenses debemos entender que es la hora de reflexionar, de entender cabalmente nuestra realidad, de cambiar nuestra mentalidad, y unir nuestras fuerzas, para enrumbar a nuestro distrito por el camino de la integración, del progreso y desarrollo sostenible.

Sucrenses, Sucre nos tiende los brazos, no hay más que obedecerle.

Firmas:

Zegarra Salazar Neptalí…
Director Revista Ecosucrense

Aliaga Rojas Olindo
Director de las Revistas Alma de Sucre y Karuacushma

Silva Urquía Secundino
Ex candidato a la alcaldía de Sucre

Salazar Ávila Hamner
Administrador página Web Foro Sucre

Castillo Díaz Elmer
Responsable del Blog Huauco

Aliaga Pereyra J. Luis
Responsable Blog Chungo y batán

Silva Pérez Gilmer
Ex candidato a la alcaldía de Sucre

Milagros Sánchez Macías
Ex Presidente del MUS

Mariñas Zavaleta David Fernando
Ex Presidente del MUS

Continúan firmas…

Editorial: Sucre. Luego de Ciento Sesenta Días de Gestión ¿Hacia dónde vamos?



Calle invadida de Muñuño
En el Perú es tradición que las autoridades electas por voto popular, rindan cuentas al pueblo, luego de cien días de iniciada su gestión. A Junio del 2011, han transcurrido más de ciento sesenta días, desde que el 01 de enero, las autoridades elegidas en las últimas elecciones municipales del 03 de octubre del 2010, se sentaron a gobernar. 

En el caso de Sucre (Celendín), un buen grupo de ciudadanos e hijos del referido distrito, optamos por suscribir el PRONUNCIAMIENTO “Luchemos por nuestro Sucre”. Este importante documento, redactado sobre base de la realidad sucrense, fue publicado en nuestro blog, y hoy es reproducido en ésta edición impresa número uno de “Chungo y Batán”. También fue presentado a la Alcaldía y a las autoridades de todos los caseríos y centros poblados. Contiene ocho puntos que describen acciones o lineamientos, muy convenientes para encausar soluciones efectivas a la problemática actual de Sucre. 

Ésta iniciativa y acción loable de los hijos de Sucre, se da al amparo de la libertad y del derecho constitucional que tiene la ciudadanía, de participar activamente en la política  local o nacional. De otro lado, compete a la actual gestión edilicia decidir si adopta o no las sugerencias contenidas en los puntos del pronunciamiento. El tiempo transcurrido, el silencio y el marasmo, nos hacen concluir que el Alcalde y Regidores optaron por lo segundo. Sin embargo, es conveniente reiterar que el espíritu y texto del referido pronunciamiento, está basado en un análisis de la problemática actual del distrito y en los resultados de las elecciones, en las que Fernando Chávez fue elegido Alcalde de Sucre para el período 2011—2014, con apenas el 16.062% de los votos emitidos. Este porcentaje es muy exiguo, como para pretender mostrar autosuficiencia o soberbia, hacer caso omiso a las sugerencias de la ciudadanía, y así poner en riesgo el patrimonio y futuro del pueblo. Todos los sucrenses debemos comprometernos con las causas justas de nuestro pueblo y estar vigilantes para defenderlo.

Por todo lo anterior, luego de casi seis meses de gestión, surgen preguntas y comentarios como los siguientes:

— ¿Con qué principio de transparencia gobernará Fernando Chávez, sin una auditoría a la desastrosa gestión de su antecesor Rómulo Machuca? Solo se sabe que en reuniones, no muy concurridas ni representativas, de febrero y mayo, dio informes escuetos a los ciudadanos asistentes, manifestándoles primero que “recibió un desastre” y luego que “estaba tomando acciones en favor del progreso del distrito”. El inicio de los trabajos de reconstrucción de la plaza de armas, se nos podría presentar como una gran prueba de lo último; sin embargo, sin dejar de reconocer lo que la actual gestión haya hecho para concretarlo, aclaramos que este tipo de obras a pesar de no ser productivas, se proyectan, se gestionan y se priorizan de un año para otro. Señalar esto, tampoco implica reconocer méritos al anterior Alcalde, pues ése señor solo hizo algo en el último año de su gestión,  pero como campaña para su fallida reelección.

Entonces, surgen repreguntas: ¿El inicio de una obra de ornato para nuestra ciudad capital, exonera a sus autoridades de solucionar otros problemas álgidos del distrito?, ¿Por qué no se difunde, por todos los medios disponibles, ésas medidas o acciones tomadas para enfrentar al desastre heredado?, ¿Qué papel desempeñaría la ciudadanía en la implementación de ésas medidas?, ¿Quedará impune el robo de ganado en los fundos de la comuna?,  ¿No es robo el hecho de que el anterior Alcalde, recibiera ochenta cabezas de ganado de la gestión del ex Alcalde Douglas Rojas y luego de cuatro años, entregara solo ochenta y dos?

“Para muestra basta un botón”, reza un dicho popular: Que de un fundo tan extenso y productivo como “El Sauco”, de ochenta reses solo aumenten dos en cuatro años, nos hace concluir que en ese periodo hemos estado gobernados por abigeos. Y los abigeos son delincuentes que merecen estar en la cárcel.

— ¿Con qué principio de autoridad gobernará nuestro actual Alcalde, si hasta hoy, la población no conoce ni participa de las acciones para contrarrestar la penetración del distrito La Encañada hacia nuestro territorio?; ¿Qué medidas se han tomado para recuperar la calle de acceso al fundo “El Sauco” y otros caseríos del distrito, invadida en Sumbat — Muñuño? Recordemos que tal invasión fue promovida y defendida por el sujeto celendino Porfirio Bazán Ludeña (alias “polilla”) en complicidad con Rómulo Machuca; quien según se sabe, argumenta que “hay una ley que olea y sacramenta invasiones acordadas por la comunidad”
Frente a las punibles indiferencias y negligencias de las autoridades, advertimos: Que si al culminar la actual gestión edilicia, no se hubieran dado avances en el primer caso; y si no se efectúa el lanzamiento de los invasores de la calle de Sumbat, en el segundo; se sentarían nefastos precedentes, cuyas posteriores consecuencias para la integridad territorial y patrimonio predial de nuestro distrito, serían lamentables, invaluables y catastróficas.

— ¿Con qué principio de seguridad para el vecino o protección al medio ambiente, se conducirá la actual gestión edilicia, si a la fecha sigue incólume la calera “La Quintilla”, ejecutada sin ningún tipo de licencia?, ¿Cuál es el sustento legal, para que en vez de sancionarla, se le alquile la maquinaria de la comuna, facilitado así su acción depredadora del paisaje sucrense?

— ¿Con qué principio democrático gobernará el Alcalde, si en casi seis meses de gestión aún no se ha reunido con los representantes de las organizaciones del distrito, ni con las principales autoridades de los centros poblados y caseríos, para conocer su problemática y necesidades? ¿Qué tipo de distrito plantea construir durante su gestión, sin tomar en cuenta las opiniones de los profesionales, comunicadores, dirigentes de instituciones de migrantes y demás personalidades sucrenses; quienes desde su especialidad, podrían aconsejar qué hacer, para sentar las bases de una política efectiva de progreso y desarrollo para Sucre?

Señor alcalde y señores Regidores: Luego de casi seis meses de iniciada su gestión, el pueblo de Sucre, tiene derecho a preguntarse y saber: ¿si vamos a seguir en lo mismo, hacia dónde vamos?

Ustedes están en la obligación de responder.

Los Editores.

Carretera de Integración Sucrense

Escribe: Ing°. Secundino Silva Urquía.

RELACIONES ENTRE CIUDAD CAPITAL Y CASERÍOS DEL DISTRITO SUCRE

La historia siempre alcanza antecedentes importantes y de gran utilidad para construir progreso en pueblos y naciones. En tal sentido, los sucrenses deberíamos tener siempre presente que: La categoría de distrito Líder de la provincia de Celendín, que SUCRE ostentó hasta los primeros años de la década de los setenta, tuvo una fórmula: La conexión política y relaciones socioeconómicas de la ciudad capital con los caserío de la altura. Éstas se hicieron extensivas con el vecino distrito de Oxamarca y sus caseríos (El Pajonal, La Quinua, Tallambo, Piobamba, Yanahuma, etc.). Es preciso recordar también, que la conexión se dio a través de caminos de herradura, a los que la ciudadanía de los caseríos, daba mantenimiento permanente con el trabajo comunal denominado “República” (La minka de nuestros antepasados incas). Asimismo, se sabe que para la ejecución de las más importantes obras de la ciudad (Iglesia matriz, local municipal, carretera Loma del Indio-Sucre, etc.), la ciudadanía de los caseríos aportó con su mano de obra, obligatoria y gratuitamente. Así Sucre, con autoridad impuesta quizás como producto de una necesidad, antes que por abuso; y con relaciones socioeconómicas entre ciudad y campo, funcionó relativamente como un distrito andino, alcanzando el liderazgo mencionado.
LA SITUACIÓN ACTUAL DEL DISTRITO DE SUCRE

La conducta política de los líderes y gobernantes de un pueblo, debería ser: Hablarle siempre con la verdad. Con los medios tecnológicos hoy disponibles, las negligencias son imperdonables. Algunos problemas notorios de Sucre son los siguientes: La ciudad de Sucre no está bien comunicada, está casi aislada; y solo adquiere cierto dinamismo en su fiesta patronal y en carnavales. Tiene gran dependencia de Celendín, ya que su propio movimiento comercial es casi inexistente. Los caminos de herradura que lo conectan con los caseríos de la altura, desaparecen sin mantenimiento. Su población total y la estudiantil, decrecen por falta de oportunidades y calidad de enseñanza, respectivamente. Así, Sucre es uno de los pocos distritos, cuyo mercado principal está fuera de su ciudad capital; etc.
Lamentablemente, los sucesivos gobiernos locales de Sucre, carentes de visión futurista, nunca adoptaron políticas convenientes para el distrito; ni en tema de fronteras, ni en el de inclusión, ni de generación de identidad; ni menos de integración sociopolítica y económica.
 Por todo esto, una verdad de Perogrullo, es que Sucre no funciona como distrito; o bien, es un distrito disfuncional; ya que sus medios urbano y rural, están separados o divorciados, desde hace más de cuatro décadas.
¿QUÉ CAUSAS MOTIVARON ÉSTA SITUACIÓN?

Algunas habrá que reiterarlas, hasta que se comprenda que es necesario corregir errores y enmendar rumbos: La ruta actual de la carretera Sucre - Oxamarca, fue un gran error de los sucrenses que lo concibieron y propiciaron su construcción. No une a la ciudad de Sucre con ningún caserío ni centro poblado. Por tanto, no es económicamente ventajosa. Y, las carreteras que no unen pueblos, dinamizando su economía y progreso, no sirven; salvo sí, a intereses particulares.
 
Desde que La Quinuilla y Calconga, dos de los caseríos más productivos de Sucre, construyeron su trocha de conexión con Cruzconga, también en los primeros años de los setentas; la ciudad de Sucre empezó a perder su dinamismo comercial. Años después se gestó el mercado de Cruzconga, convirtiéndose en un polo de desarrollo de importancia provincial y hasta regional. Ésa es una de las mejores muestras de concertación y unidad de los caseríos de la altura.
 
Así, la construcción de una carretera que una a la ciudad capital con los caseríos y centros poblados de la altura; y la generación concertada de otro polo de desarrollo en la campiña sucrense, en el que las transacciones comerciales se den directamente entre productores y consumidores; es una necesidad incuestionable e impostergable. Esto significaría retomar la fórmula de progreso que antaño tuvo Sucre como distrito.
 
Sin embargo, pese a que ésta idea se planteó en 1991 y está lo suficientemente difundida, solo el FRENTE REGIONAL, lo enarboló como propuesta fundamental de su programa de gobierno, en las elecciones del 03 de octubre del 2010. Las otras ocho opciones políticas, ni siquiera se aproximaron a un diagnóstico válido de la problemática de Sucre. Las razones para que el FR perdiera en Sucre, pese a la consistencia de sus propuestas, se deben en gran parte, al complejo problema político, económico y sociocultural que actualmente tiene el distrito. Así, en los caseríos de la altura, algunos líderes y ciudadanos, que interesadamente integraron otros grupos políticos, desanimaban a los ciudadanos, pidiéndoles “no apoyar al candidato que viene de Lima a ofrecer carreteras para vincular a los caseríos de la altura con Sucre, porque eso ya no interesa ni es beneficioso para nadie”, y de aquí surge una pregunta para éllos: ¿Por qué entonces postulaban a su gobierno local? Y de otro lado, no faltó algún desubicado profesional de la ciudad, que manifestara su acuerdo para “que los caseríos de la altura se aparten de Sucre y hagan su propio distrito”. Ésa es la calidad de parte de la gente de Sucre y ésa su manera de pensar, peor no podemos estar, y para combatir ideas y posiciones absurdas como éstas, estoy y estaré siempre pendiente de Sucre. 
.
.
.
(Fig. Nº 01)
CROQUIS DE LA CARRETERA DE INTEGRACIÓN SUCRENSE
(Hacer clic en imagen para ver más grande)

¿GESTIONAN CARRETERA O TROCHA “EL VAQUERO_ LA QUINUILLA”?

Durante el pasado mes de abril, más de un sucrense, nos informó que estaría firmándose en la jurisdicción del distrito, un memorial para gestionar ante PROVIAS del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, la construcción de una carretera o trocha. Ésta uniría los parajes: “El Vaquero”, “Huirahuira”, “Condorcocha”, “Las Cárceles”, con el caserío “La Quinuilla”. El argumento esgrimido, para hacer firmar a los ciudadanos tal memorial, es bueno y sería similar al siguiente: “Es necesario conectar a Sucre con el medio rural; porque no desarrollará como ciudad, ni como distrito, sin el aporte de sus centros poblados y caseríos. Éstos, a su vez, no van a progresar sin la inversión de los recursos municipales que por derecho les corresponde”. (*) Pero, si tal gestión sigue como se plantea y comenta, no debe emocionarnos. Porque aun cuando, los lugares extremos a unir con la vía, son los correctos (“El Vaquero” y “La Quinuilla”); no lo es la ruta planteada. La más económica es la que pasa por el paraje “El velo” y naciente de la quebrada “Vigasmayo”. Cuando se hacen gestiones, desoyendo opiniones técnicas, la ciudadanía debería ponerse en estado de alerta. Sin ser subjetivos, surgen algunas preguntas: ¿Acaso los gestores tienen ciertos intereses? ¿Qué dirá al respecto la actual gestión edilicia?
 
Finalmente, aclaro y reitero, que mi intervención en temas relacionados con Sucre, siempre será desinteresada. Si fuese al contrario, en éste caso, hasta apoyaría a la gestión del proyecto vial en cuestión; pues, mi familia tiene una boscosa propiedad predial en la ruta que se plantea, en el paraje “La cárceles”, entre “Huirahuira” y “La Quinuilla”.

En aras de hacer siempre lo más económico y beneficioso para Sucre, adjunto el croquis de la posible ruta para La Carretera de Integración Sucrense (Fig. 01) Esta obra debería ser priorizada por su gobierno local, al margen de quien la haya concebido como idea.
 .
(*) Artículo: SUCRE…VÍAS DE ESCAPE